IVA incl. IVA excl.

Últimas publicaciones

Mesa de Granito y Resina Epoxi

363 visualizaciones 55 Me Gusta

Últimamente hemos observado un aumento en las aplicaciones de resinas en procesos de encapsulación, especialmente en sectores relacionados con la fabricación de muebles o la instalación de encimeras. Pero lo cierto es que las aplicaciones que la encapsulación permite son muy diversas y abarcan otros campos. Sin embargo, y pese a que su aplicación es bastante sencilla, todavía existen dudas a la hora de manejar estos materiales y es precisamente por este motivo por el que hemos decidido crear una pequeña guía en la que explicaremos los pasos que hemos seguido para crear una mesa hecha a partir de una piedra encapsulada.

EL PROCESO

Como ya hemos dicho, el proceso en sí es bastante simple y no requiere de herramientas costosas (al final de esta guía encontraréis un listado de los materiales que hemos utilizado). Quizás el mayor problema que presenta este proceso es el cálculo de resina (si no lo habéis hecho antes), pero os aseguramos que si seguís los pasos que aquí os dejamos no tendréis ningún problema.

CONSIDERACIONES INICIALES

Antes de meternos de lleno en el proceso es necesario tener en cuenta una serie de consideraciones previas como, por ejemplo, la temperatura del taller o del producto con el que trabajemos. Lo mejor que podemos hacer aquí es leer las fichas técnicas de los productos antes de realizar la aplicación para asegurarnos de que cumplimos todos los requisitos necesarios y de que no estamos malgastando el producto.

Cabe también destacar la importancia de usar el equipo de protección apropiado como guantes, gafas de seguridad, mascarillas, trajes de protección, calzado, etc. Se debe trabajar siempre en un área debidamente ventilada y, preferiblemente, con una temperatura controlada acorde a los parámetros descritos en las fichas técnicas con el objetivo de evitar la aparición de futuros problemas, fundamentalmente de exotermia alta temperatura) o de burbujas de aire, estas últimas motivadas por un aumento de la viscosidad de la resina cuando se trabaja a temperaturas por debajo de 180C.

PRIMER PASO: Selección de la piedra

El primer paso consiste básicamente en encontrar la piedra con la que queráis trabajar. Por supuesto, este proceso puede ser utilizado a la hora de encapsular otros materiales pero os advertimos de que tendréis que tener en cuenta que ciertas cosas, como la humedad, pueden afectar negativamente a todo el proceso. Esto se traduce en que si estáis pensando en encapsular, por ejemplo, flores, plantas o cualquier otro elemento vegetal, éstos deberán estar convenientemente deshidratados. De no ser el caso, se correría el riesgo de que el agua contenida por estos elementos afectase al proceso de curado de la resina y que, por lo tanto, se produjese una inhibición (o la aparición de otros problemas).

Otro punto importante aquí es tener en cuenta la porosidad del material con el que vayáis a trabajar. Un material poroso que no haya sido debidamente tratado absorberá más resina y, por lo tanto, los costes se encarecerán (ver SEGUNDO PASO).

mesa granito.jpg

Para este proceso nosotros nos acabamos decantando por una preciosa piedra con un veteado azul.

SEGUNDO PASO: Preparar la superficie 

Antes incluso de tratar la porosidad de la superficie debemos asegurarnos de limpiarla bien. Esto resulta particularmente importante cuando se trata de materiales de procedencia natural que han podido estar expuestos a los elementos y que, por lo tanto, podrían haber sido contaminados por otras sustancias (en el caso de la piedra hablamos de tierra, insectos, óxido, etc.). Cuanto mayor sea el cuidado que pongamos en este punto, mejor será la calidad final del producto.

Limpia ya la piedra, tomamos unas tuercas y las pegamos directamente a la piedra sobre la parte de abajo (la parte que va a ir unida a las patas de la mesa) y las rellenamos con cera. Puede que este paso resulte incomprensible pero tiene una razón de ser. A fin de que, durante la colada, la resina pueda fluir por debajo de la piedra (para que la cubra bien y para que el aire pueda salir sin problemas) es necesario que la piedra quede separada de la superficie sobre la que estamos trabajando. Además, al utilizar ya las tuercas nos aseguramos de no tener que agujerear más tarde la mesa. De todos modos, si esta parte os resulta todavía incomprensible, no os preocupéis. Más adelante trataremos este tema con más profundidad.

Una vez hecho esto, procedemos entonces a sellarla. Para ello usamos la resina epoxi transparente Resoltech 1070 que cuenta con propiedades resistentes a la radiación ultravioleta y la catalizamos con 45 partes en peso de endurecedor 1077 por cada 100 partes de resina. Catalizada la mezcla, la removemos bien y la trasvasamos antes de aplicarla directamente sobre la piedra con una brocha. Primero la aplicaremos por la parte en la que están las tuercas y después por la opuesta. De este modo nos aseguramos de que pueda secar sin mayor problema. Antes de terminar es conveniente aplicarle calor con un soplete para favorecer la extracción de burbujas de aire atrapadas en la propia piedra y la resina.

TERCER PASO: Molde (encofrado)

Mientras dejamos que la resina seque, empezamos con la preparación de la caja en la que realizaremos la colada. Para ello usaremos un par de planchas de madera contrachapada, unos tornillos y algo de plastilina de la marca Jovi (preferiblemente la de color blanco por ser la que menos aditivos contiene).

El montaje no tiene mayor complicación: se trata simplemente de crear una especie de cajón en el que meteremos la piedra. Es importante que dejemos cierto margen alrededor de la piedra porque luego tendremos que lijar y pulir (pero esto ya dependerá de vosotros y de lo que queráis crear). Hecho el cajón usaremos la plastilina para tapar todas las pequeñas rendijas por las que la resina se podría filtrar cuando hagamos la colada.

Colocamos la piedra en el cajón para comprobar que todo está debidamente centrado y dibujamos la silueta con un lápiz. A continuación tomamos una hoja de teflón V7PT80 y la pegamos en la madera bajo la piedra (justo bajo las tuercas). Este sencillo paso evitará que las tuercas se queden pegadas a la madera y también nos facilitará el proceso de desmoldeo. Tras esto aplicamos también una capa del sellador Chemlease 15 Sealer EZ y otra del desmoldeante Watershield (o Chemlease 2693W; es el mismo). Recordad que entre capa y capa debéis esperar, al menos, unos 15 minutos a 230C y que tras la última capa deberéis esperar al menos media hora. Si tenéis 180C la recomendación es esperar algo más en cada paso.

CUARTO PASO: Lijado 

Antes de proceder con la colada, debemos lijar la piedra. Generalmente el proceso de lijado funciona siempre de la misma manera: comenzamos con una lija de grano grueso (una lija Abranet de grano 80, por ejemplo) y gradualmente vamos cambiando a otras de grano más liso (hasta llegar a 2000 o a lo que cada uno considere más apropiado). Mediante este paso tratamos de igualar toda la superficie para asegurarnos de que no quede ninguna imperfección.

Recordad limpiar la superficie cuando hayáis acabado para eliminar cualquier traza de polvo que haya podido quedar. Esto mejorará la calidad final de la pieza.

QUINTO PASO: La colada

Colocamos la piedra en el cajón y comenzamos a preparar la resina. Para esta aplicación nos decantamos por la resina Resoltech WWA/WWB4 en una proporción en peso de 50g de endurecedor por cada 100g de resina. Esta mezcla dará una resina que no será totalmente rígida y que permitirá ciertas dilataciones a la piedra durante los cambios de temperatura ambiente. Al igual que en pasos anteriores, deberemos mezclar bien los componentes y trasvasarlos a un nuevo contenedor antes de hacer la aplicación final.

Entonces es cuando podemos comenzar con el proceso de colado. Es recomendable hacerlo poco a poco al principio; en pequeñas tandas. De este modo nos aseguraremos de que una primera capa recubra toda la piedra. Entre cada una de estas capas es también conveniente utilizar el soplete para facilitar que las burbujas de aire salgan a flote en la superficie y desaparezcan.

Hecho esto y para evitar que ninguna burbuja quede atrapada bajo la piedra, lo que haremos será inclinar ligeramente la caja de madera y continuar vertiendo la resina hasta que ésta sobresalga por debajo de la piedra. Cuando la resina alcance este nivel, entonces podremos poner el cajón otra vez en posición horizontal y continuar vertiendo el producto hasta que la resina alcance el grosor final que habíamos previsto.

En este proceso lo más crítico es conseguir que la temperatura durante todo el proceso de polimerización se mantenga entre los 180C y los 210C (condiciones ideales). Si esto se consigue, el riesgo de exotermias que derivan en un amarilleamiento de la resina (e incluso en contracciones y agrietamientos indeseados) se evita prácticamente por completo.

han dado casos de verdaderos errores que han arruinado piezas muy caras por no seguir nuestros consejos.

De todos modos, si pese a los pasos que os especificamos aquí seguís teniendo dudas sobre qué piezas se pueden realizar con una o con varias coladas, os recomendamos que contactéis con nuestro equipo técnico.

SEXTO PASO: Acabado

Después de habernos asegurado de que la resina esté completamente curada (normalmente días o una semana), retiramos las maderas que conforman la caja y extraemos la pieza. Nos aseguramos de limpiarla bien (polvo, plastilina, etc.) y procederemos entonces con el proceso de lijado. Este paso es exactamente igual que el que explicamos en un paso anterior (ver CUARTO PASO). La única diferencia es que para el acabado pulimos también la pieza (no la lijamos solamente).

Aplicamos un poco de pasta de pulido Polarshine 25 de Mirka sobre la resina endurecida y usamos primero una boina de pulido. Una vez hayamos acabado, repetiremos el mismo proceso pero con una boina de lana. Si habéis seguido bien los pasos deberíais estar ante una superficie totalmente transparente llegados a este punto.

Lo que resta es preparar la mesa. Esta parte variará en función de vuestro diseño o idea original. Nosotros decidimos utilizar una mesita blanca de madera sobre la que realizamos una serie de agujeros para que coincidiesen con la posición de las tuercas. El resto consistió en utilizar unos tornillos y fijar todo en su sitio. Por supuesto, este no es el único modo. También se podría conseguir el mismo resultado con algún tipo de fijador pero eso es material para otra guía.

A continuación presentamos una lista de los materiales utilizados en este tutorial:

Resoltech 1070/1077, Resoltech WWA/WWB4, Chemlease 15 Sealer EZ, Chemlease 2693W, Polarshine 25 de Mirka, Lija eléctrica orbital de Mirka, Papel de lija Abranet (desde el grano 80 hasta el 2000), Pulidora de Mirka, Boina de pulido, Boina de lana, Film teflonado V7PT80, Brochas, Vasos medidores de resina, Depresores, Balanza, Soplete, Madera contrachapada, Tornillos, Tuercas, Plastilina JOVI (Blanca), Cera

VIDEO TUTORIAL

 

Icono pdf.png

Publicado en: TUTORIALES

Deja un comentario

Producto añadido a lista de deseos